Por fin Argelia se ha visto liberada de las influencias, represiones, maniobras, vejaciones y demás desgracias del expresidente Abdelaziz Buteflika, sus secuaces, sus seguidores y su familia. Buteflika ha dimitido después de más de un mes de huelgas, protestas, manifestaciones del pueblo argelino. El problema ahora, es cómo enderezar una dictadura militar fuerte, engranada y tejida por un engranaje que sostenían y manipulaban los altos mandatarios militares, socios de Buteflika, que manejaban el poder económico, beneficiándose de los dividendos del gas y del petróleo que produce el país y que ellos convertían en divisas alojadas en bancos fuera de Argelia.

En los últimos años, el país ha estado pasando una miseria fuera de lo común, teniendo en cuenta las inversiones que ingresaba por la venta de sus dos minerales más valorados aunque su precio en el mercado ha bajado estrepitosamente. El tiempo nos dirá qué solución tejen los mandamases que de momento han sacrificado a su gran, legendario y añorado jefe.

Por aquí, después de abrirse la campaña oficialmente, se prevé unas jornadas intensas y muy duras hasta el día de reflexión. La campaña, de todas las maneras, había comenzado desde el mismísimo momento en que Sánchez puso fecha a las elecciones. Los partidos se pusieron las botas en seguida y rápidamente fijaron sus metas aunque la mayoría no ha puesto en el tapete ni calendario ni programa electoral alguno.

La macro encuesta del CIS deja todo claro brindando la formación del gobierno al PSOE, incluso sin tener que contar con los independentistas, con un 30,2% de votos y entre 123 y 138 escaños, seguido de lejos por el PP con un 17,2% (66-76 escaños),  Ciudadanos con el 13,6% (42-51 escaños), seguidos por Unidas Podemos con un 12,9% y entre 33 y 41 escaños y cerrando Vox el ala dura, con un 11,9% que le otorgará entre 29 y 37 escaños. Aquí, claro está, se pueden hacer muchas lecturas y hay para todos los gustos.

Lo peor de todo son los pronósticos del CIS referente a la indecisión en el voto que se calcula en un 41%. Aquí también hay para todos. Un 12% tiene dudas entre Casado y Rivera, un 9,1% entre PSOE y Unidas Podemos, un 8,9% entre PSOE y Ciudadanos, un 6,6% entre PSOE y PP y un 3,1% entre PP y Vox.

En la campaña, mientras crecen los insultos y descalificaciones de unos a otros, Sánchez asegura tener “muy de cerca la mayoría absoluta”, el presidente andaluz, Juanma Moreno, dice que el PP es el partido “que trabaja por las clases medias” y Mariano Rajoy reclama el voto para el PP como “único útil”, ya que Pablo Casado, según él, es “la única alternativa de verdad” al Gobierno de Pedro Sánchez “apoyado por independentistas y extremistas”. San Sebastián y Bilbao conocen graves incidentes en las concentraciones para impedir los actos de Vox que arrojan tres detenidos. Violencia exagerada también se ha visto cuando la candidata del PP por Barcelona, Cayetana Álvarez de Toledo, sufre un duro y violento intento de boicot en la Universidad Autónoma de esta ciudad.

Y justo, Santiago Abascal augura un gran cambio en España tras las elecciones del 28 de abril y prevé que Vox será la única alternativa al PSOE. Ciudadanos ha comenzado la campaña con un programa a medias que espera completar próximamente y del que se conocen algunas medidas, la mayoría de ellas en clave económica y social. Unidas Podemos se frotan las manos y anuncian, entre otras medidas, destinar unos 600 millones de euros a un plan Estatal para luchar contra la violencia machista. Casado ha prometido crear exactamente 482.000 empleos, ni uno más ni menos con la rebaja fiscal. Me asombra en extremo la exactitud con la cual los políticos hacen ciertas afirmaciones. Hay que estar muy seguro o muy loco para proceder de esa manera.

José Mª Aznar, el valor seguro del nuevo PP y, esencialmente, del PP de Casado, es enviado a poner experiencia, buena cara y algo más a las provincias donde Vox, el partido radical, les hace más sombra. En Almería, Albacete, Barcelona y Burgos, la extrema derecha amenaza a cualquier política o político que intente destacar y salirse de madre. Aznar, el benefactor de Casado, se ha remangado la camisa y ha ido a sacar pecho y a darse con ambos puños entre hombro y hombro, asegurando como haría un mono: “Vox es para mí…. Soy Tarzán, el invencible y puedo con todos. Sí, todos para mí”.

Así son las cosas por aquí y pronto veremos los resultados. Pero de todas formas no se olviden, sin citar a nadie en concreto, de todos aquellos seres humanos que en el norte, sur, este y oeste sufren y pasan calamidades.

Anuncios

El anuncio de la celebración de las elecciones generales ha puesto a los partidos y a los políticos a funcionar. Teniendo como meta final la obtención y acumulación de votos, ya se les ve maquinando las estrategias más insospechadas para conseguir sus objetivos. El PP ahora quiere un pacto contra la brecha salarial, el C´s defiende un feminismo liberal, el PSOE se jacta de estar recuperando el voto joven, Podemos se encuentra inmerso en su división y VOX espera milagrosamente triplicar el éxito alcanzado en las elecciones andaluzas, en un momento crucial para la derecha y para la política española en general.

La pregunta repetida que esta semana se ha oído hasta la saciedad es “¿a quién vas a votar?”. Si, las autonómicas y las locales ya nos tenían en ascuas, ahora con las generales, y viendo el panorama, hasta nos da miedo. Miedo por lo que tenemos que afrontar, miedo por lo que nos viene encima y miedo por el caos que esto puede significar.

La guerra sucia ha sido declarada. Todas las fuerzas están dispuestas a emplear cualquier acción o estrategia que castigue y hunda al adversario. Pero los hay que se están hundiendo ellos y ellas mismos/as sin saberlo. El tiempo ya lo dirá.

PP y C´s acusan al presidente del Gobierno de usar las instituciones en su favor pero, digo yo, y qué presidente no lo ha hecho. Los empleados públicos han protestado y calificado el hecho como un “abuso inadmisible”. Se trata de que un alto cargo de la vicepresidenta Carmen Calvo dio la orden de que los funcionarios trabajen para el PSOE, cuando la Secretaria de Estado de las Relaciones con las Cortes, dependiente de la Vicepresidencia, mandó a los ministerios que escriban “iniciativas parlamentarias” para el partido de Sánchez.

La derecha española conoce el mayor posicionamiento y transfuguismo de su historia. El PP sigue perdiendo votos y el C´s que sigue pescando en caladeros ajenos intenta fichas, entre otros,  a un ex consejero de Feijóo, ofreciéndole ser candidato al Congreso y liderar el partido en Galicia.

En Cataluña sale a la luz que el borrador de la “Constitución catalana” pretende negar la ciudadanía catalana a militares, policías nacionales y guardias civiles nacidos fuera de la comunidad autónoma.

En Podemos, donde unos vuelven sin haberse ido, dos hermanas Clara e Isabel Serra, se encuentran enfrentadas después de haber ido siempre de la mano. Clara, la mayor, es la número dos de Errejón en Más Madrid, la plataforma creada por Manuela Carmena, mientras Isabel, persona de mayor confianza del dirigente Miguel Urban, ha sido la elegida como candidata de Podemos a la Comunidad de Madrid

Podemos ya no debe querer el voto masculino. Antes hablaban de que “podían ellas y ellos” y ahora, según el cambio introducido en su marca electoral, sólo hablan de que “ellas podrán”, teniendo en cuenta el significado del nuevo sello distintivo elegido: “Unidas Podemos” en vez de “Unidos Podemos”.

No es por nada, porque servidor, aunque a nadie le importe, ha votado en algún momento a este  partido surgido del manifiesto Mover ficha: convertir la indignación en cambio político, ​ presentado en aquel mes de enero de 2014. Y yo, entonces, les voté a ellas tanto como a ellos, sin hacer distinción alguna; pero ahora, con estos cambios, no sabe uno qué hacer.

Esto da para pensar, pero lo peor de todo es que el Madrid ha caído eliminado en los octavos de la final de la Champions League y además, el Barça, a estas fechas, le saca creo que once puntos. Este será un fatídico año sin Liga ni Champions y para ahora se baraja la cifra de mil millones de euros para la refundación.

Pero aun así, no se olviden de Gaza, Siria, Irak, Egipto, ni de otros lugares ni de tantos refugiados que vagan por el mundo en busca de paz y serenidad.

 

Resulta que la portavoz del Gobierno y ministra de Educación Isabel Celaá no sabe quién es el nuevo fichaje de Pedro Sánchez, sin primarias por supuesto sino por amiguismo, a la alcaldía de la capital. La portavoz preguntó si el ex seleccionador de baloncesto ¿es Pepo? o ¿es Pepu? El jefe los ha pillado a casi todos fuera de honda y seguramente que los militantes que conocen a Pepu Hernández lo conocen por más aficionados al baloncesto que a la militancia política socialista.

Francisco Camps, el hombre de los trajes de gorra, ex presidente de la Generalitat valenciana, niega rotundamente la imputación a que está sometido por la trama valenciana de la Gurtel. Y, echando balones fuera y sin referirse en ningún momento a los trajes, afirma: “Veo todos los días que los políticos del PSOE tienen empresas para esconder beneficios y yo lo que tengo es la misma casa que tenía cuando entré en la Presidencia de la Generalitat y nada más que eso”. Habrá que ver primero si es verdad y después analizar la casa y los motivos por los cuales no la ha abandonado.

Este es un momento crucial en nuestra política. Teniendo en cuenta los avatares a que hemos asistido últimamente desde algo antes de que Rajoy abandonase la Moncloa, y pensando en lo que nos espera con las próximas elecciones autonómicas y locales hasta la celebración de las generales,  no le rento las ganancias a nadie.

Ciudadanos y Podemos quieren citar a Mariano Rajoy, a la ex vicepresidenta y a otros altos cargos del PP a declarar dentro de la comisión de investigación sobre la presunta corrupción del PP que el próximo 22 de marzo se reunirá para presentar el informe de su trabajo tras casi dos años en las Cortes. Para que esto ocurra, es necesaria la participación de PSOE que podría negarse a hacerlo a cambio de que los populares no insistan en la investigación que el Senado tiene en marcha sobre la tesis del presidente del Gobierno y para la cual el PP solicita la comparecencia de 40 personas y requiere 91expedientes a diferentes organismos, instituciones y personas físicas, para un plazo de investigación no menor a un año. Favor por favor se paga y los españoles nos quedamos en la luna de Valencia. De todas formas, hay quien esgrime por allí una lista con 219 nombres, apellidos, afiliación y condena, todos ellos del PP. Ya veremos cómo terminan los juicios que hay pendientes contra políticos del resto de partidos, pero lo importante sería acabar con el aforamiento y la inmunidad de que disponen nuestros políticos como se ha hecho en EE.UU. y en Gran Bretaña.

La protesta de los taxistas de Madrid está abriendo llagas por el tiempo que está durando. Hay quien dice que ya hay traidores que han empezado a trabajar. De todas formas, se prevé que se concedan próximamente cinco mil nuevas licencias de VTC (vehículos con conductor) como ha especificado el Tribunal Supremo. Esto hará que haya una licencia de VTC por cada cuatro taxis, mientras las administraciones siguen tirando balones fuera en relación a quién debe legislar para resolver el problema.

Estos son algunos de los avatares de nuestra democracia. Personalmente no tengo nada claro a quién votar en las próximas elecciones y pienso que esta vez no me lo están poniendo nada fácil. Pero no se olviden, porque yo no lo hago, de Gaza, Siria, Irak, Egipto y de muchos lugares más donde mucha gente pasa muchas penurias.

Juan Manuel Moreno Bonilla ya es Presidente de la Junta de Andalucía. El PP ha conseguido por fin hacerse con el poder en la autonomía más grande y más poblada de España, después de treinta y seis años de dominio socialista. En su discurso de investidura comparó el cambio que sufrirá su comunidad con la Transición española. Prometió el oro y el moro, una auditoría general de la administración, acabar con los aforamientos y con la corrupción (lagarto, lagarto), rebajar las tarifas para los autónomos, eliminar los impuesto de sucesiones y donaciones, transparencia en la gestión de las listas de espera en sanidad e implantar el refuerzo educativo y no sé qué cosas más.

Largo me lo fiais amigo Sancho, diría el hidalgo don Quijote. Pero la verdad es que han cambiado muchas cosas en Andalucía, como habían cambiado en la España post-Transición. El bipartidismo también se ha acabado allí y esencialmente ha desaparecido la hegemonía del PSOE en la zona, mientras las conversaciones se alargaban entre los tres partidos que podrían hacerse con el poder.

Núñez Feijó, el presidente de la Xunta sale ahora con que “el único partido radicalizado es el PSOE”, y añade que el PP debe ser el partido de las mayorías. Hombre, ni tanto ni tan poco; un poco de cordura por favor. El PP, como el PSOE, debería despedirse de alcanzar mayorías. Eso es historia, y el PP tiene la culpa porque no ha conseguido aglutinar ni unir a toda la derecha que existe en este país. Porque este país es de derechas verdad, y los resultados están ahí. No olviden que el PP fue la fuerza que dio origen al nacimiento de Ciudadanos. Los votantes de éste eran seguidores del PP y no del PSOE, que también se ha visto perjudicado con la aparición en escena de Podemos.

El PP que ha tomado como garante a Aznar, después de apadrinar a Pablo Casado, el PP digo,  presume de ser un “bloque unido y sólido” cuando no lo es. Quiere dar una imagen de conciliador, unificador,… pero mira tú por donde sus dos últimos presidentes, Aznar y Rajoy, han hecho por no coincidir en Andalucía ni en el acto “multitudinario” del pasado fin de semana.

Núñez Feijó como Borja Sémper, presidente del PP de Guipúzcoa y seguro que algún responsable más, no están por la labor de aceptar al nuevo socio que les ha salido tras las elecciones andaluzas. Sémper habla de la “lejanía oceánica” que separa el PP del partido ultra (Vox).  No olviden que los acuerdos que firmó el PP en Andalucía se efectuaron por separado: acuerdo con Cs por un lado y otro diferente con Vox, en vez de ser un acuerdo a tres bandas, que sería lo más lógico para llevar a cabo una gobernanza ejemplar.

“Esto se ha acabado”, le decía recientemente Moreno Bonilla a Susana Díaz, y tenía razón. Se acabaron las ayudas y subvenciones europeas, los repartos, los chorros y flujos de dinero, la lluvia de billetes y el derroche del dinero público de la era socialista. Se acabó su amiguismo y su enchufismo y ya veremos si el nuevo presidente cumple con lo prometido, que me parece tan arduo como dificultoso y complicado, debido a la tendencia que en los últimos años ha  dominado en el PP. Con esto quiero poner en duda que Moreno Bonilla logre frenar los anhelos y las ambiciones de los suyos, lejos de los aforamientos a los que nos tienen últimamente acostumbrados.

A Podemos le han crecido los enanos. Después de los reveses sufridos en Galicia, Cataluña y Andalucía, le ha tocado el turno a Madrid donde Iñigo Errejón, el número dos de abordo ha dejado la formación, abandonando a un Iglesias tildado de dictador, para unirse a la plataforma de Manuela Carmena, la “abuela” dicen por ahí. La dirección de Podemos denigra a Errejón y le exige que se marche inmediatamente, mientras su secretario de organización, con muy mal estilo, sale comentando que “Errejón tiene que vivir de algo hasta mayo” (que se celebren las próximas elecciones). Pero hay que pensar quién es y quién ha sido Errejón desde aquel 17 de enero de 2014, cuando se presentó Podemos en un acto en Madrid. El partido se ha visto abogado a una nueva crisis de las que hacen temblar hasta al más “pintao”, que se traducirá, seguramente, en la pérdida de votos y escaños en las elecciones del 26 de mayo próximo. Para Errejón, que no se considera fuera de Podemos, ha dejado su escaño demostrado que tiene dignidad, como ha comentado mi amigo Fernando.

Y por último, al presidente Sánchez, el viajero del Falcón 900A, le tildan de traidor por dar a los catalanes la llave para cambiar la Constitución por la puerta de atrás, hurtando a todos los españoles el derecho a decidir el futuro del país. Sánchez tragará y pagará a Cataluña, como antaño lo hicieron otros presidentes del Gobierno con lo que pida el inquilino de la Generalitat de Catalunya. Recientemente ha dado su consentimiento para que la Generalitat compre 800 armas a los Mossos entre las que se encuentran pistolas y fusiles de asalto.

Así son las cosas por aquí y, como ven, no se salva nadie; pero por favor,  no se olviden de Gaza, Siria, Irak, Egipto ni de los miles de desesperados ciudadanos que vagan por el Mediterráneo, o por cualquier rincón del mundo, en busca de un refugio.

Recuerden, del “váyase señor Gonzales”, pasamos ahora al “muérase señor Sánchez”.  No les parece algo exagerado; a que sí. La primera era la frase tan repetitiva de Aznar con la cual presionó para que saliese de la Moncloa el socialista Felipe González, pero lo segundo no tiene nombre, es una canallada, es un video-tuit de la cuenta oficial del Partido Popular donde, al parecer, un niño (de familia pepera seguramente) le pide a su padre que lea la carta que ha escrito a los Reyes Magos. En ella, el niño repasa a sus ídolos musicales y lamenta su muerte, para señalar más adelante que su presidente favorito es Pedro Sánchez. Lo más extraño de todo es que el tuit fue considerado como un flash humorístico, allá donde reírse de la muerte de alguien no tiene, evidentemente, gracia alguna. Los políticos, más que nadie, deben saber que se puede desear derrocar al adversario, echarle hasta un mal de ojo, llevarlo a la ruina pero no desearle la muerte porque el juego de gobierna tu que luego lo hago yo, no tendría sentido alguno.

Ésta fue la última nota de estas vacaciones navideñas que gracias a alguna divinidad están concluyendo. Por fin se acabaron las fiestas, desaparecieron de las cadenas de televisión los machacantes y pesados anuncios de perfumes y los irritables brindis.

El año que acabamos de despedir ha sido, y disculpen el palabro, muy cabrón. Y lo ha sido viéndolo desde todas las perspectivas y desde todos los perfiles, y sobre todo, desde el ángulo político. Aquí se ha cebado. Tanto a nivel nacional como en la política internacional, 2018 puede considerarse el año negro del presente decenio. Empecemos con los de fuera. En Estados Unidos gobierna el mayor despojo de la humanidad, aunque sus camisas blancas cuesten mil dólares. Me pregunto, ¿cómo esta bestia parda ha podido acceder a presidir el supuesto país más importante del mundo? ¿Es que los yanquis fueron buscando al peor hombre rico de su país, para convertirlo además, en el mayor mandamás? Es tan inexplicable como que a unos cuantos ciudadanos, bien considerados por un lado, se les ocurra votar abandonar una unión donde son los reyes por las ventajas con que disfrutan, para estar ahora a punto de penetrar en un huracán del cual es imposible salir ileso, inmersos en un incierto y oscuro futuro. Estos son solo dos ejemplos de las dos potencias mundiales más consideradas. A parte, inmersas y hundidas hasta el cuello en sus miserias, queda una gran mayoría silenciosa, aplastada, acallada, subordinada y sin esperanzas ni visos de cambio, sólo esperando el final de su agonía. Me refiero entre otras comunidades especialmente a Palestina que aún no se encuentra y a aquellos cientos de miles de ciudadanos, de cualquier parte del sur, que vagan entre oriente y occidente o entre norte y sur, buscando en este planeta un rincón para anclar sus huesos, lejos de torturas, represión, hambre y maldad.

A nivel nacional…, madre mía, esto es una desesperación. No sé cuáles son las circunstancias ni vivencias de la persona que ha ganado el último premio supermillonario de la Primitiva, pero los demás seres que habitamos este país, solo sobrevivimos. Nuestros anhelos cada vez se comprimen para desaparecer paulatinamente. La tristeza embarga nuestra existencia al ver cómo se suceden las cosas a nuestro alrededor, al analizar en qué nos hemos convertido y al pensar en dónde está nuestra tolerancia, nuestro saber hacer, nuestro amor al prójimo, nuestro compartir y nuestro simple lado bueno. En definitiva, llegamos hasta a pensar sinceramente, aunque nunca hubiera querido reconocerlo, que cualquier tiempo pasado fue mejor.

Entre los acontecimientos que nos abruman se pueden citar, sólo a modo de ejemplo, a Cataluña y la intransigencia de Torra, Vox, los acuerdos del Partido Popular con Ciudadanos, Sánchez y su milagroso ascenso al poder, la línea derechista que está tomando el país, la exhumación del dictador que algunos alagan, echan de menos y el diario La Razón defiende, la reforma de la Constitución, “la manada” que sigue en libertad y que Santiago Abascal exija la derogación de la ley de violencia de género de Andalucía para reformar, dice, la protección de hombres, niños y abuelos maltratados, en un país donde se registran 70.000 denuncias de violencia de género cada año. Y ahora que hemos dejado el bipartidismo crece el “descojonismo” sobre todo cuando El Mundo titula “Casado se acerca a Vox para frenarlo” o cuando Renfe destina a Algeciras los trenes que ha rechazado Extremadura. Madre mía “qué país”.

Pero aun así, una vez enterrado el maldito 2018, os deseo a todos feliz y próspero 2019; aunque deseo que no os olvidéis de Gaza, Siria, Irak, Egipto, ni de los ciudadanos negros, blancos o amarillos que vagan de un lado a otro en nuestro Mediterráneo buscando una guarida.

 

El nuevo Código de Prensa en Marruecos ha  supuesto un retroceso significativo respecto al código de 2002. Sanciona infracciones basadas en expresiones no violentas y suspende publicaciones o sitios web mediante orden judicial. Las autoridades utilizan las leyes de prensa para silenciar a los medios independientes. Los tribunales han suspendido páginas web de noticias y han multado a sus editores por “noticias falsas”, “difamación” o por cualquier otra excusa. Medidas que han llevado a Human Right Watch a denunciar el retroceso en materia de derechos y libertades públicas tras un 2017 marcado por múltiples manifestaciones.

En este sentido se puede mencionar a los periodistas que fueron juzgados en el marco del movimiento de protestas del Rif y que fueron juzgados por el Código Penal. Como ejemplo encontramos al periodista Hamid Mahdaui, fundador y director del portal web badil.info, que cumple ya un año de cárcel en Casablanca tras ser condenado el pasado septiembre por incitar a la participación en una protesta, no autorizada, convocada en la ciudad de Alhucemas, además de haber estado pendiente de otro juicio junto a los activistas rifeños.

Más peligroso aún es la sensación que se ha tenido últimamente de encontrarse cerca la presión del fantasma y del espíritu maligno de la censura, que parecía haber despertado de su sueño en los últimos tiempos. Acontecimientos como la retirada de una treintena de publicaciones de la última edición de la Feria del Libro de Casablanca, la prohibición de la obra pictórica Kamasutra de Khadija Tanana en una exposición en Tetuán, además de las interferencias en la presentación y en la charla-debate  sobre el libro Sahih Al Bujari, todas ellas acciones que nos recuerdan episodios ya casi olvidados del panorama cultural marroquí.

Se denuncian también las trabas que sufren varias asociaciones para organizar sus actividades y las demoras administrativas a las que se enfrentan las secciones regionales de estas ONG´s. Además, nueve secciones regionales no habían recibido el acuse de recibo para poder trabajar.

Por otra parte, el informe de Human Right Watch cifró en 17.000 las protestas y huelgas organizadas en Marruecos en 2017, y al mismo tiempo denunció “el uso excesivo de violencia” por parte de las fuerzas públicas contra varias protestas sociales en el Rif, en la región minera de Yerada (noreste) o en Zagora, en el sur del país.

En Okacha, la cárcel cercana a Casablanca donde están los activistas del Hirak, estuvieron  encerrados y procesados varios periodistas: Hussein Al Idrissi (Rif press), Abdelali Haddou  (Araghi TV), Fouad Assidi (Awar TV) y Rabie al-Ablaq (Badil.Info). Este último fue hospitalizado tras mantener una huelga de hambre de 36 días que casi le cuesta la vida. Mientras que otro de los encarcelados, Mohammed El Hilali, (Rif Presse) fue condenado a cinco meses de prisión por “insultar a funcionarios públicos durante el ejercicio de sus funciones” y ejercer su profesión “sin autorización”, así como Mohamed El Asrihi de Rif 24 y Freerif , Jawad Al Sabiry también de Rif 24 y Hamid El Mahdaoui (director de Badil.info).

Pero lo más destacado de esta represión es el encarcelamiento del director de Ajbar Alyaoum y alyaoum24.com, el periodista Tawfiq Buichrin, quien está a punto de cumplir cinco meses de prisión desde que le sacaron esposado de su despacho, en una azarosa y violenta detención. Tras él se tejieron toda clase de argumentos que no dejan de ser políticos. Buichrin molesta y había que retirarlo de la calle, sacarlo de su despacho y montar a su alrededor un gran escenario para  convertirlo en enemigo público. Y para colmo, se le está juzgando en sesiones cerradas rodeadas de secretismo y mucha ambigüedad.

Esto es lo que ocurre por acá, pero no se olviden de Gaza, Siria, Irak, Egipto y de los miles de refugiados que se encuentran agazapados en cualquier parte, pasando muchas penurias.

La noticia más destacada en Marruecos es el pronunciamiento, el 27 de junio, del Tribunal de Apelación de Casablanca con la condena de los presos del Hirak, el movimiento rifeño de protesta y manifestación por hacerse oír pacíficamente, reivindicando mejoras sociales y económicas para su región, casi un año después de haber acumulado casi novecientos detenidos. Recordemos que la mecha de la reclamación se incendió en octubre de 2016, cuando una autoridad local de Alhucemas, mandó triturar, en un camión de basura, una remesa de pescado, comprada legalmente en el puerto, propiedad de Muhsin Fikri, quien corrió la misma suerte que su mercancía.

Los 20 años de cárcel que le han caído a los líderes del Hirak Popular, no me parecen justos, pero sí muy exagerados, por participar en una cacerolada, por incitar a reclamar justicia o por decirle al imán de tu mezquita que no se meta en política y que se pronuncie en su sermón por el perdón y la misericordia de Allah. No señor, con la condena de estas 53 personas de  20 a 1 año y multas de unos 200 € a los condenados a menos de cinco años, me parece de una bajeza terrible. Más aún, con la condena a 15 años de prisión al zagal de 16 años Mohamed Buhanouch, la justicia marroquí ha cometido el mayor error de toda su existencia, incluidas las sentencias habidas en la prisión clandestina de Tazmamart y las condenas a muerte dictaminadas por Hassan II. Es lamentable.

Muchas voces en el país han criticado y condenado la dureza de estas penas clasificadas de exageración, a tal punto que el legendario periodista Khalid Al Jamai considera que “lo sucedido va a perjudicar mucho a Marruecos a nivel internacional”, y, añado yo, todo por pedir un hospital oncológico (la zona da los índices más altos de cáncer de Marruecos debido a los bombarderos con gas mostaza realizados entre 1925-26 para acabar con la República de Abdelkrim), una universidad y trabajo.

Verdaderamente, el 2017 ha sido un año muy duro en Marruecos. La Liga Marroquí para la Defensa de los Derechos Humanos ha publicado recientemente su informe anual, donde ha dejado latente el deterioro que ha padecido la libertad de prensa y el derecho de expresión en el país vecino durante el pasado año, aunque la prensa independiente marroquí siempre ha padecido de las garras del Majzen. El informe ha resaltado “un aumento de las persecuciones judiciales de periodistas mediante el Código Penal, en lugar del Código de Prensa”, cosa que se veía venir desde el cambio que conoció esta ley.

El régimen alauí ha encarcelado a una decena de periodistas y comunicadores críticos, que cubrieron las protestas del Hirak en el Rif, al tiempo que ha expulsado a corresponsales extranjeros que intentaban informar sobre el movimiento. Especial para nosotros, es el caso de José Luis Navazo, director del medio digital El Correo Diplomático, que casado con una joven marroquí y padre de dos niños mestizos, como a él le gusta afirmar y de los cuales se siente muy orgulloso, fue expulsado de la ciudad de Tetuán con lo puesto y sin explicaciones la tarde  del 25 de julio de 2017. Navazo cuenta que los lazos de su familia con el Rif se remontan a 1860, un tío de su padre, el capitán Joaquín Navazo Garay, cayó de un tiro en el pecho en la posición de Mter, cerca de Tetuán, en 1924, en la estúpida guerra del Rif, como puntualiza. Además, en Alhucemas, un primo hermano de su abuelo creó en 1925 un próspero establecimiento comercial, Casa Navazo, que los habitantes de la ciudad recordarán perfectamente, que se mantuvo abierto hasta finales de los años sesenta del siglo pasado. Navazo que lleva años informado de todo el Norte de África, ha seguido y sigue informando puntualmente, con extrema veracidad, de lo que sucede en el Rif hasta que el Majzen ha decidido expulsarlo del país, separándole así de su familia, sus amistades y de sus más de seis mil libros.

Esto es lo que ocurre por acá, pero no se olviden de Gaza, Siria, Irak, Egipto y de los miles de refugiados que se encuentran agazapados en cualquier parte, pasando muchas penurias.

A %d blogueros les gusta esto: